28 de agosto de 2016

Aprende del agua porque es humilde

 

Aprende del agua
porque el agua es humilde
y generosa con cualquiera.
Aprende del agua que toma
la forma de lo que la abriga:
en el mar es ancha,
angosta y rápida en el río,
apretada en la copa,
y sin embargo, siendo blanda,
labra la piedra dura.
Aprende del agua,
que por graciosa
se te escurre entre tus dedos,
tan graciosa como la espiga
que se somete a los caprichos del viento
y se dobla
hasta tocar con su punta la tierra
pero, pasado el viento,
la espiga recupera su erguida postura,
mientras el roble,
que por  duro no se doblega,
es quebrado por el viento.
  blando como el agua,
para que el Señor
pueda moverte graciosamente
en cumplimiento de tu destino,
y  serás eterno como EL,
porque sólo el que se deja trascender
por lo trascendental
sera trascendente.
La humildad, bien entendida, 
es hermana de la sinceridad y de la valentía.
Francisco Cabral

21 de agosto de 2016

Tú, Señor, eres nuestra salvacion

 

Tú, Señor, eres nuestra salvación

Ahora y siempre
En el presente y en el futuro
En la enfermedad y en la muerte
En las penas y en los sufrimientos
En las pruebas y en las contrariedades
En las luchas y en las fatigas
En nuestra búsqueda y en nuestro olvido
En nuestro camino y en nuestro desierto
En nuestro estudio y en nuestro pensamiento
En nuestra oscuridad y en nuestra fe
En nuestra debilidad y en nuestras caídas.
Amén.
Javier Leoz, betania.es

17 de agosto de 2016

Cuenta la leyenda...

 
Una de las tantas leyendas
que se escuchan en Asturias

En la parte alta del río Porcía, próxima a la aldea de Vilarín, se encuentra la impresionante Cascada del Cioyo, de 30 m de altura.

Cuentan que un mozo de Villarin bajaba a dormir en las tardes de verano a la vera del río, pues el frescor del agua y el tenue ruido le proporcionaban una estupenda siesta. De tanto verle dormir una Xana* que espiaba sus sueños se quedó enamorada de él.

Hasta que una tarde de tormenta el caudal del río creció de repente por las lluvias llevándose al mozo aguas abajo. La Xana que lo vigilaba vio que el mozo se despeñaría matándose en las rocas del fondo de la cascada del Cioyo por lo que rápidamente hizo un encanto creando la pequeña laguna o poza que hoy vemos en la base; el mozo acabó remojau y tal fue el susto al despertarse en las aguas que nunca más volvió por allí.

Cuentan que si nadas en las aguas bajo la cascada del Cioyo todavía puedes escuchar el llanto de la xana enamorada.

*   La xana es uno de los personajes más conocidos de la mitología asturiana y leonesa. Bajo ese nombre genérico se agrupan varios tipos de hadas difundidos en los diversos folclores. Suelen habitar en zonas de aguas puras y cristalinas

*  Vilarín es un pueblo del occidente asturiano perteneciente al Concejo de Castropol.

14 de agosto de 2016

Tú, Señor, eres nuestra fuerza

Tú, Señor, eres nuestra fuerza
 
En los tropiezos y en los desaciertos
En el amanecer y en el anochecer
En la oscuridad y en la luz
En la tiniebla y en el cielo estrellado
En la Iglesia y en el mundo
En la fe y en la esperanza
En el trabajo y en el descanso
En el éxito y en el fracaso
En el caminar y en las dudas
En los ideales y en las ilusiones
En los pensamientos y trabajos
En los deseos y necesidades.

Javier Leoz, betania.es

 

11 de agosto de 2016

La Capilla Sixtina del románico está en León


 
La Capilla Sixtina del románico
está en León

Fernando Pastrano,
abc.es

Al igual que la pintura rupestre tiene su Capilla Sixtina en Altamira, la románica está en León, España, concretamente en el Panteón Real de San Isidoro.   Aquí, la calidad y cantidad de los dibujos es tal que no tiene parangón en ningún otro lugar, y no hay que ser ningún experto para darse cuenta de ello.

La Real Colegiata Basílica de San Isidoro  (que este es su nombre completo) es un conjunto de construcciones religiosas que se han ido superponiendo y adosando a lo largo de once siglos. La Colegiata Basílica tiene una iglesia cuyo retablo mayor merece por su mismo una atenta visita.

En principio fue un sencillo monasterio  que se construyó en el siglo X junto a la muralla romana para albergar los restos de San Pelayo. Hoy es una iglesia, un claustro, un museo, una biblioteca, una torre… un grupo de edificaciones románicas con añadidos góticos, renacentistas, barrocos…

A pesar de su belleza, la fachada sur no llama demasiado la atención cuando se viene de ver la cercana catedral, maravilla gótica donde las haya. Sin embargo, la Colegiata Basílica tiene una iglesia cuyo retablo mayor merece por sí solo una atenta visita.

El museo custodia tesoros únicos, como el Cáliz de Doña Urraca (s. XI), que algunos identifican con el Santo Grial, o el Arca de los Marfiles (s. XI).

La biblioteca guarda 800 pergaminos, 150 códices y más de 300 incunables, entre los que destaca la Biblia visigótico-mozárabe del s. X.

El claustro románico es el mas antiguo de España. Allí se celebraron las Cortes de León en 1188 y allí se redactó la Carta Magna Leonesa, reconocida por la Unesco como «el testimonio documental más antiguo del sistema parlamentario europeo».

Y domina el conjunto la llamada Torre del Gallo, coronada por una veleta en forma de gallo de cobre recubierta de oro, símbolo de la ciudad y de extraño origen oriental, posiblemente persa.

Con todo, la maravilla de las maravillas  está muy cerca, a los pies de la iglesia: el panteón. En un cuadrado de solo 8 metros de lado, docenas de pinturas al temple (dicen los expertos que no hay que confundirlas con los frescos) recubren la totalidad de techos y muros.

Sobre las tumbas de 23 reyes y reinas, infantes y condes leoneses, los artistas hoy desconocidos desplegaron un libro de imágenes que narran el Evangelio como un cómic, única forma de que entendieran la historia los que no sabían leer, que entonces eran la inmensa mayoría.

Las figuras del Nuevo Testamento (desde la Anunciación a la Crucifixión), están vestidas con ropas medievales. De lejos puede dar la impresión de que se trata de mosaicos bizantinos, cuando en realidad es pintura sobre estuco.

Colores vivos que parecen pintados ayer; ausencia de perspectiva; volúmenes geométricos, como corresponde al más puro estilo románico.